Con qué proteger una mesa de madera

¿Con qué proteger una mesa de madera? Muchos nos hemos hecho esta pregunta cuando tenemos en casa una bonita mesa de madera natural y queremos que luzca impecable y protegida durante muchos años.

En este post explicaremos algunas recomendaciones útiles sobre productos y técnicas para proteger eficazmente una mesa de madera. Desde barnices protectores hasta la forma correcta de limpiarla, verás consejos prácticos para que tu mesa luzca como nueva durante muchos años. ¡Comencemos!

Cómo proteger una mesa de madera

¿Con qué proteger una mesa de madera? Existen algunos consejos clave que debes tener en cuenta. 

  • Lo primero es colocar un mantel o un protector de mesa para evitar que objetos cortantes o calientes dañen la superficie de madera. Los manteles de fieltro son una muy buena opción, ya que amortiguan golpes y arañazos. También puedes usar individuales en la zona de la comida.
  • Otro aspecto importante es limpiar de inmediato cualquier líquido que se derrame sobre la mesa para impedir que la madera lo absorba y se manche. Lo ideal es usar un trapo o servilleta apenas ocurra el accidente. Seca muy bien la zona afectada.
  • Asimismo, procura que tu mesa no esté expuesta por mucho tiempo a la luz solar directa, ya que esto puede resecar la madera y hacer que se agriete. Ubícala en un lugar con sombra o donde le dé muy poca luz solar.

Además, si tu mesa de madera tiene partes metálicas como clavos o bisagras, debes revisarlas periódicamente y apretarlas si es necesario. El movimiento con el tiempo puede hacer que se aflojen. Esto evitará accidentes y el deterioro de la mesa.

Cómo proteger la madera de las mesas

La madera es un material poroso, esto hace que sea especialmente susceptible a suciedad, líquidos y golpes que pueden dañarla con el tiempo. Protégela con barniz. Elige un barniz diseñado específicamente para mesas de madera y sigue bien las instrucciones de aplicación que ofrece la marca.

También puedes utilizar cera para madera, frotándola periódicamente con una franela. La cera llena los poros de la madera y crea una capa de protección a prueba de agua. Esto previene daños por derrames de líquido sobre la superficie de madera.

Si tu mesa se moja accidentalmente, sécala de inmediato con un paño absorbente. La madera tiende a deformarse y deteriorarse si se deja mojada por mucho tiempo. Secar a tiempo evitará daños mayores.